Mascarillas-caseras-01 copy

El ajetreo diario, la mala alimentación, junto con el estrés de la vida afecta en gran manera nuestro rostro…luego nos preguntamos porque nos salió esa mancha, o a que se debe esa arruga que antes no estaba. Muchas veces nos cruzamos de brazos porque las mejores cremas son muy costosas, sin embargo la naturaleza es una creación tan increíble de la que podemos sacar tanto provecho con sus múltiples beneficios. Es importante que elijas la mascarilla ideal para tu tipo de piel, ya que si tienes un rostro graso, no lo querrás hidratar mas o por lo contrario si es seco no querrás resecarlo.

Si lo que quieres es una mascarilla exfoliante, estas mascarillas te servirán:


 

almendra

Miel y almendras
Para preparar el más exquisito exfoliante casero solo necesitas una cuchara sopera de miel y dos almendras. Tritura las almendras con el mortero hasta que den un polvo muy fino y mézclalo con la miel, luego añade una cucharadita de zumo de limón. Aplícalo suavemente en el rostro dándote masajes circulares y déjalo secar  durante 15 minutos. Enjuágate con agua tibia. Te sentirás rejuvenecida.

Miel
¿Quieres tener la piel tersa y suave? Aplica la miel uniformemente por todo tu rostro. Déjala durante quince minutos y luego retírala con agua fría. Ya verás qué bien se siente.

Avena y suavidad
Es increíble lo suave que queda la piel después de utilizar esta mascarilla. Solo necesitas licuar o machacar muy bien media taza de avena y agregarle media cucharadita de miel de abejas, dos cucharadas de leche, dos gotas de aceite de geranio y dos gotas de aceite de manzanilla. Mezcla bien y aplica esta pasta con tus dedos mediante masajes circulares. Déjala por 15 minutos y retírala con agua tibia. Tu piel quedará tan suave como la de un bebé. Puedes añadirle a la mezcla 5 gotas de zumo de limón si tienes una piel grasa.

Si lo que necesitas es hidratar tu piel:


 

Mascarilla-platano

Banano
Ciertas frutas son ideales para hidratar tu piel debido a su alto contenido de agua. Utiliza, por ejemplo, un banano maduro y haz una pasta, la cual aplicarás en sobre tu cara y el cuello suavemente. Espera 15 minutos y retira la mascarilla con agua fría para activar la circulación sanguínea.

Pepino
Ya conocemos las maravillosas propiedades del pepino: es delicioso, fresco e ideal para una dieta balanceada. Pues no te imaginas los cambios que puede lograr en tu piel, sobre todo si has tomado demasiado sol en un día de playa. Pela un pepino y muélelo bien fino hasta obtener una pasta (no te olvides de guardar dos rodajitas para tus ojos), extiéndela por todo tu rostro y descansa por 15 minutos. Retira con abundante agua fría y veras tu piel fresca y humectada.

Las mascarillas contra arrugas y ojeras:


 

Rosas

Miel y huevo para un rostro terso
Otra vez la miel y el huevo, una mezcla sin par para la belleza. Combina dos cucharadas de miel con una clara de huevo batida.  Mezcla con una cucharada de zumo de limón y aplícatela en el rostro, masajeando suavemente. Sentirás como tu piel se estira. Déjala durante 20 minutos y límpiate el rostro con leche descremada tibia. Una delicia de tratamiento.

Rosas para la juventud
Pues sí, era cierto lo que contaban las mujeres en la antigüedad, algo tan frágil como una rosa  conserva el secreto de la eterna juventud. ¿Deseas probarlo? Pues tritura los pétalos de cinco rosas frescas hasta hacer una pasta y déjala actuar en tu rostro durante 15 minutos. Retírala con agua fría ¡Y verás los resultados1

Mascarillas contra el acné y las manchas:


 

mascarilla-de-tomate-VL

Tomate
El tomate tiene variados efectos sobre la piel: hidratante, tensor y exfoliante. Si deseas que esos molestos granitos y puntos negros desaparezcan pica un tomate a la mitad y pásalo por tu rostro. Déjalo actuar durante 15 minutos y retíralo con agua tibia ¡Verás los resultados!

Limón ideal para aclarar
El limón es la fruta de los mil usos ¡quién se iba a imaginar que también elimina las manchas! Pues bien, mezcla una cucharada de miel de abejas con otra de zumo de limón. Aplícala con un algodoncito en la piel del rostro y déjala durante 20 minutos. Retira la mascarilla con un algodoncito y agua mineral. Ten cuidado de limpiarla bien pues la exposición al sol de la piel con limón provoca manchas.

Manzanilla y miel
Además de las propiedades medicinales de la manzanilla, debes saber que también puedes utilizarla como un agente aclarador de la piel. Es muy buena para el tratamiento de irritaciones, acné, eccemas, etc. Si quieres elaborar esta mascarilla casera, debes preparar una infusión de manzanilla, añadir la miel y, si te agrada, un poco de agua de rosas. Ahora solo tienes que aplicarla en la zona a aclarar y retirarla pasados unos 15 minutos.

Mascarilla de yogur y limón
Otra estupenda mascarilla casera para aclarar la piel a base de limón es la que combinamos con yogur. Los dos ingredientes son perfectos para atenuar manchas y reducir los poros. Elabora esta mascarilla casera sirviéndote de dos cucharadas de yogur natural y una de zumo de limón.
Cuando obtengas una mezcla uniforme, aplícala sobre la zona que quieras aclarar y deja que actúe unos 45 minutos.

Mascarilla de leche, limón y miel
Esta preparación es perfecta para limpiar la piel, dejarla más clara y atenuar manchas. Solo tienes que mezclar una cucharada de leche en polvo, con una cuchara de zumo de limón y otra de miel. Aplícala sobre la zona a tratar durante 20 minutos y, pasado este tiempo, retira con abundante agua tibia o fría.

Nutrir luego de la Exfoliación:


 

mascarilla-de-YOGURT

Crema nutritiva
Luego de exfoliarte lo mejor es aplicar una crema nutritiva que estimule tus células. Combina 1 cucharada de miel, 1 cucharada de agua mineral, 1 cucharadita de agua de rosas y una cucharada de yogur o leche. Aplícala en tu rostro con un algodoncito y déjala actuar durante 15 minutos. Retírala con abundante agua fría y mírate al espejo. Seguro notarás cambios.

Written by Monica Tobon de Ponce

Leave a Comment

Leave a Reply