shutterstock_510915658

Una de las tareas del hogar al que muchas huimos porque es tedioso, cansado y ademas no siempre nos queda bien es el planchar. Una lectora me pedía hace días que escribiera acerca de técnicas para planchar y hasta hace unos días que hablaba con mi suegra acerca de esto, me anime por hacer el post.

Antes de comenzar, nos ahorrara tiempo, energía y evitara que se nos dañe ropa si separamos las prendas que necesitan menos calor y para luego continuar con las que necesitan una mayor temperatura. (la plancha necesita mas tiempo para enfriarse que para calentarse). Ademas no olvides revisar ya que hay prendas que no son resistentes a la plancha (como el poliéster) asi que para evitar dañarlas lee la etiqueta detenidamente.

1.- Para esta tarea lo primero que necesitas es adaptar una superficie plana para planchar. Puede ser una mesa, donde colocarás una cobija y luego una sábana, pero lo mejor es utilizar una “mesa de planchar”, ya que en el extremo angosto podrás planchar pantalones, mangas y cuellos con más facilidad.

2.- Consejo de oro: plancha toda la ropa por el revés; de lo contrario adquirirá una apariencia desgastada y como brillante pero feo al quemarse el tejido con el calor debido a las planchadas constantes.

3.- Para facilitar el planchado puedes utilizar el vapor de la plancha o también usar un rociador de agua directamente sobre la prenda antes de planchar.

4.- Para planchar una camisa, comienza por los puños, luego las mangas (de abajo hacia arriba) y el cuello. Finalmente plancha la espalda y la parte de enfrente.

5.- Los pantalones y faldas se planchan primero por el reverso, después se vuelve a pasar la plancha por la parte frontal pero sin aplicar tanto calor. Pon atención en los pliegues y dobleces para evitar las arrugas.

6.- Las prendas de algodón se planchan mejor si están un poco húmedas. Para un mejor resultado puedes utilizar un rociador de agua. Estas son, al igual que el lino, resistentes al calor asi que no tendrás problema con plancharla en alta temperatura.

7.- Para la ropa de lana aplica algo de vapor y una temperatura un poco más alta. Se debe planchar por el revés sin presionar demasiado.
Selecciona la temperatura para lana que está indicada en el disco de la plancha. Se recomienda colocar un paño húmedo entre la prenda y la plancha para evitar que se apelmace. El paño debe ser de color claro y debes verificar que no destiña. En los puntos en los que la prenda esté tejida con relieve, apoya el paño con suavidad para evitar que se aplaste. Nunca planches los elásticos, ya que se estiran.

8.- La ropa de seda necesita ser planchada con baja temperatura y un poco de humedad. Debe plancharse por el revés.

9.- Si hay alguna arruga por plancha que haya quedado mal, por ejemplo algún mal doblez…puedes eliminar la marca poniendo debajo de la prenda un pedazo de papel aluminio y luego encima extiende un trapo humedecido en amoníaco diluido en agua y procede a planchar.

10.- Finalmente, procura planchar toda la ropa de una vez, ya que cada vez que conectas la plancha consumes una mayor cantidad de energía eléctrica.

Written by Monica Tobon de Ponce

Leave a Comment

Leave a Reply